miércoles, 12 de octubre de 2011

...(5)

¡Ah, los viajes Criptana-Valencia/Valencia-Criptana! No tan bizarros como la línea Alsina de autobuses a Cuenca, pero igualmente poblados de gentuza variopinta. En esta ocasión sí, me he basado en hechos reales, cuyo desenlace no fue precisamente el aquí reflejado, sino un agilipollamiento por mi parte en pro de la choni (en realidad era una tia, sí) que se comió el Kitkat a mi salud. Y no puede ser... ésto de trabajar los sábados me mata...

No hay comentarios:

Publicar un comentario