domingo, 29 de julio de 2012

Nueva ventana de incógnito


Ahí va, una tontería que se me ocurrió esta tarde.
En Cuenca podías ver lo que querías y cuando querías... ¡Aaay, ese interné de 50 megas!
Pero en casa...
Con esas ventanas traicioneras...
Uno debe andarse con ojo, hoygan. Los progenitores están SIEMPRE atentos.

SIEMPRE.

Y los suegros ni digamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario